Blog

Core Cognition - girl in library

Nuestras tareas diarias dependen de nuestra función cognitiva básica

La función cognitiva básica afecta funciones fundamentales como la memoria, la atención y las interacciones diarias con el mundo. Entender cómo opera esta función puede ayudarle a protegerla y mejorarla.

Si alguna vez observó a un bebé aprendiendo nuevas habilidades, como hablar o responder a sonidos, ha presenciado el desarrollo de la función cognitiva básica; es el conjunto de funciones que nos permiten actuar independientemente en el mundo. Incluye actividades mentales como la atención, la memoria, el aprendizaje, y el autocontrol.

La función cognitiva básica es una de las subcategorías medidas en el proyecto Mental Health Million MHQ (Salud Mental del Millón MHQ – Cociente de Salud Mental, por sus siglas en inglés). Estas habilidades básicas constituyen los bloques en los que se asienta el funcionamiento de más alto nivel.

Tener una función cognitiva básica saludable significa que usted puede:

  • Demostrar autocontrol en sus pensamientos y acciones
  • Aprender y desempeñar nuevas aptitudes
  • Formular lenguaje y comunicarse con otros
  • Retener información importante en la memoria
  • Focalizarse en tareas básicas y notar lo que está ocurriendo a su alrededor

Por otro lado, si tiene problemas en esta área, puede:

  • Realizar conductas compulsivas
  • No poder relajarse o no moverse, aún cuando sea necesario
  • Escuchar, ver, sentir, oler o saborear cosas que otros no perciben (alucinaciones)
  • Vivir momentos de confusión o de pensamiento más lento cuando no puede darles sentido a las cosas

Causas de la función cognitiva básica baja

Hay varias razones que pueden impactar la función cognitiva básica. Existe un número de afecciones como el TDAH, que involucran dificultades de atención y enfoque, un aspecto de esta capacidad. Otras, como el trastorno del espectro autista (TEA), también pueden incluir dificultades con el procesamiento de sensaciones – otro aspecto. La demencia también suele impactar la memoria y el funcionamiento diario mientras que la depresión, el trastorno por estrés post-traumático (TEPT) y el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) están asociados a síntomas vinculados a la función cognitiva básica. De hecho, hay muy pocas afecciones de salud mental y neurológicas que no tengan algún impacto en esta función.

A veces, un cambio más extremo o súbito en la función cognitiva básica puede ser provocada por una enfermedad o lesión cerebral. Si le ocurre tal cambio extremo, como confusión sobre dónde se encuentra o qué está ocurriendo (o nota este cambio en otra persona), contacte a los servicios locales de emergencia. Este puede ser un llamado de alerta de que está ocurriendo algo más serio y pedir ayuda inmediatamente puede hacer una diferencia.

Si no ha vivido cambios súbitos recientes, pero tiene un puntaje/puntuación particularmente bajo de la función cognitiva básica en el MHQ (0 o inferior), debe solicitar una evaluación médica lo antes posible. Tal especialista puede ayudarle a determinar la causa de la baja función cognitiva y tratarla.

¿Puedo aumentar mi función cognitiva básica?

Cómo y si puede aumentar su puntaje/puntuación en el corto plazo depende de qué está causando el problema. Si anteriormente se le ha diagnosticado un problema de salud mental o neurológico que afecta su funcionamiento diario, debe abordar y tratar eso primero. La medicación y apoyo conductual mediante terapia u otra especialidad puede ayudar a aliviar los síntomas, o posiblemente simplificar aquellas áreas de su vida que le presentan dificultades.

Por ejemplo, si tiene problemas con cuestiones de atención, a veces se pueden tratar con medicación, al igual que cambios en la dieta y en el tipo de actividades. Los tratamientos psiquiátricos o terapéuticos que abordan estos retos también pueden ayudarle a simplificar tareas del día a día, asistir con el aprendizaje de nuevas habilidades, o a encontrar ayuda para las cosas que le resultan particularmente difíciles. Si está en Estados Unidos y no sabe dónde acceder a estos servicios, puede contactar a la Administración de Servicios para el Abuso de Sustancias y Salud Mental (SAMHSA, por sus siglas en inglés).

Si tiene un puntaje/puntuación de MHQ positivo en la función cognitiva básica, hay maneras de mejorarla gradualmente y protegerla a lo largo del tiempo. Por ejemplo, Harvard Health señala que ciertas actividades que combinan el aprendizaje físico y mental, como el tai chi, pueden estimular el funcionamiento cerebral. Harvard Health también indica que mejorar la salud física, a través de la dieta y el ejercicio, puede activar el funcionamiento del cerebro. Usted también puede colaborar con su médico o médica para controlar su presión arterial, el azúcar en sangre y el colesterol, que contribuyen a la salud cerebral y son importantes para el bienestar físico y mental.

También es recomendable continuar presentándole desafíos al cerebro. Es sabido que actividades como las palabras cruzadas y los juegos matemáticos pueden ser beneficiosos para la salud cerebral y la función cognitiva. Busque juegos mentales que sean divertidos y estimulantes.

La función cognitiva básica afecta a todas las áreas de su vida y puede ser impactada por una variedad de factores. Es importante estar alerta de su puntaje/puntuación en esta dimensión y si es necesario, pedir ayuda.