Blog

Drive and Motivation

Lograr nuestras metas y sueños depende de nuestro impulso y motivación

El impulso y la motivación determinan nuestra habilidad para lograr metas. Manejar los problemas subyacentes y desarrollar los propios intereses puede ayudar.

¿Cuál es la meta más grande que ha logrado? Hay quienes tienen una respuesta pronta para esta pregunta. Pueden contestar que han completado una carrera universitaria, criado un hijo, o comprado una casa. Otros ejemplos son menos obvios, pero pueden incluir completar una maratón local, aprender a tocar un instrumento musical, o superar una dificultad importante como una enfermedad o lesión.

Ninguna de estas tareas o metas es fácil. La gente no las logra simplemente viviendo su vida día a día y viendo qué ocurre. Cumplir un objetivo requiere interés o necesidad, persistencia, curiosidad, energía, y motivación. La disposición y habilidad para completar los pasos que llevan a estos objetivos constituyen nuestro impulso y motivación.

El impulso y la motivación son una de esas subcategorías medidas en el proyecto Mental Health Million (Salud Mental del Millón MHQ – Cociente de Salud Mental, por sus siglas en inglés). Contar con impulso y motivación saludables significa que usted puede:

  • Iniciar y perseverar en tareas y actividades difíciles hasta completarlas
  • Tener curiosidad, interés, y entusiasmo por el mundo que le rodea
  • Superar desafíos y distracciones que se interponen a sus metas

Todos tenemos tareas en la vida que por una razón u otra no hemos terminado. Pero si usted crónicamente no cumple metas y proyectos, puede estar luchando con un bajo nivel de impulso y motivación. En algunas instancias, las complicaciones siguientes pueden interferir con esta aptitud:

  • Circunstancias personales (tales como problemas personales en el hogar, o asuntos públicos en su comunidad y región)
  • Traumas recientes o pasados que le causan angustia o distracción
  • Problemas en su salud física que provocan distracción o desaliento
  • Adicciones que dominan cómo pasa el tiempo, tales como problemas con sustancias, videojuegos o juegos de azar

Detección de dificultades

Si tiene dificultades con el impulso y la motivación, determinar qué está ocurriendo y cómo conseguir apoyo o cómo ayudarse puede ser de beneficio. Por ejemplo, mucha gente con problemas de depresión tiene un bajo nivel de impulso. Una de las preguntas comunes que se suele hacer a los pacientes de terapia es si han notado una disminución en su interés por las cosas que solían disfrutar. Hablar con profesionales médicos o terapeutas acerca de estos sentimientos puede ser beneficioso para determinar qué está ocurriendo. Así se puede comenzar a abordar el problema.

Ocuparse de otras áreas relacionadas al bienestar, también puede contribuir a detectar problemas de impulso y motivación. Por ejemplo, tanto el humor y perspectiva como la conexión entre la mente y el cuerpo están claramente vinculados al impulso y la motivación.

Si tiene puntajes/puntuaciones bajos de MHQ en su impulso y motivación, debe consultar con personal calificado en medicina o terapia, quienes pueden ayudarle a evaluar la situación y determinar qué está ocurriendo. En Estados Unidos, puede contactar a la Administración de Servicios para el Abuso de Sustancias y la Salud Mental (SAMHSA, por sus siglas en inglés). Si tiene pensamientos violentos o suicidas, debe contactar a los servicios de emergencia locales, y también a especialistas médicos o terapeutas, y solicitar apoyo a la Línea de Prevención del Suicidio.

Ver artículo relacionado: Un MHQ negativo es una señal de que se debe buscar asistencia médica.

Cómo incrementar el impulso y la motivación

Si simplemente está buscando sostener o mejorar su impulso y motivación, abundan los consejos. La mayor parte de la industria de autoayuda y entrenamiento se basa en este concepto.

Hay muchos estudios que se han enfocado en la importancia de la motivación interna (o intrínseca) y externa (o extrínseca). Según dos investigadores en psicología positiva (Stefano Di Domenico y Richard Ryan), las personas motivadas internamente “se involucran en actividades porque las encuentran interesantes y de por sí gratificantes)”. Cuando la gente se ve motivada por factores externos, completan una actividad porque buscan “lograr una recompensa, evitar el castigo, o cumplir con un resultado de valor”.

Por ejemplo, Sandra puede estar internamente motivada para aprender un nuevo idioma porque disfruta de la lingüística, pero estar externamente motivada a trabajar en un lugar que le disgusta porque tiene que pagar sus cuentas. La mayoría de los especialistas están de acuerdo en que necesitamos tanto la motivación intrínseca como la extrínseca para tener éxito en las metas de nuestra vida, aunque hay quienes opinan que las que perduran son las motivaciones intrínsecas.

Si desea incrementar su motivación intrínseca para actividades que le son aburridas, considere ligar las tareas a corto plazo y menos deseables a metas a largo plazo. Por ejemplo, ir diariamente a un trabajo que no le gusta, puede ayudarle a obtener una buena referencia para un empleo futuro. Recordarlo cuando el trabajo aburre o desalienta, puede ayudar. De la misma manera, obtener una nota pasable en un curso de educación general como álgebra puede contribuir a que complete un título en historia que sí le es importante, aún si la clase de álgebra parece no tener ninguna relación.

Todos batallamos periódicamente con el impulso y la motivación. Una distracción ocasional o un cambio de foco es normal. Si se encuentra en dificultades con más frecuencia, y desea aumentar su puntaje/puntuación de MHQ, abordar las cuestiones subyacentes de bienestar e identificar sus motivaciones intrínsecas, puede ayudar.